La gracia precede al talento

Tenemos que dejar de poner nuestra confianza en nosotros mismos y ponerla más en Dios.

Esta persona se lanzó por este acantilado, ¿tenía miedo? No lo sé, pero al menos creo que sintió vértigo, eso que nuestro cuerpo hace para protegernos de situaciones de peligro. Pero independientemente de cuánto miedo tuvo, se lanzó. Porque era más su confianza en la cuerda que lo sostenía, que el miedo de un accidente.


Para poder vencer cualquier miedo, necesitas tener algo en qué confiar que sea más grande que ese miedo. En el caso de esta persona que se lanzó del Bungee, su confianza fue en la cuerda, o talvez en su amigo que le dijo que no pasaría nada,

o que han pasado cientos de personas que lo han hecho y a nadie le ha pasado nada. No sé si alguna vez has hecho esto, yo una vez y es una experiencia bastante divertida pero que al principio da miedo (al menos la primera vez).


Esta breve historia te la comparto para introducir a una reflexión que he tenido por un tiempo en el que me sentí muy angustiado, agobiado por la carga de la vida. ¿Alguna vez te has sentido así? ¿Angustiado por sobrepasar un reto o por algún proyecto que quieres emprender y no sabes cómo lo lograrás, ni si quiera por dónde empezar? Yo por un tiempo me sentí así, y le llevé esta angustia a Dios, a preguntarle qué era lo que Él me quería transmitir con este sentimiento, con tantas ideas y proyectos inconclusos. En muchas ocasiones sentía que la vida me sobrepasaba, que no era capaz de soportar la carga, la r